domingo, 25 de octubre de 2015

El highlander traicionado - Monica McCarty - Trilogía Campbell III


''—No hace falta que  me recordéis las circunstancias de mi nacimiento. Soy plenamente consciente de mi condición de bastardo. Eso no le ha importado a la mujer con la que espero casarme, y creía que no le importaría al hombre que me hizo lo que soy'' (página 91).

Como no podía ser menos, concluyo el ciclo Campbell con el último libro de la trilogía: El highlander traicionado. No puedo evitar empezar la crítica ciñéndome a mis impresiones subjetivas, al sabor amargo de la despedida de una trilogía que ha ido in crescendo tanto en la complejidad de la trama como en la fuerza expresiva del estilo y con ello, al sabor dulce que nos produce un libro bien armado. Ahora, desde la nostalgia no puedo hacer menos que quitarme el sombrero ante Monica McCarty y seguir guardándola en el sitio privilegiado de las autoras a las que recurro siempre que puedo.

Me gustaría empezar analizando el tiempo del relato, en este caso, diacrónico al tiempo de los dos libros anteriores. Dentro de la sucesión lineal y continua del relato, el libro puede dividirse en tres partes: la primera parte se correspondería con el presente de la trama, la segunda parte se correspondería con la historia pasada entre Duncan y Jeannie; y, por último, se vuelve en la tercera parte al presente de la trama conociendo los próximos devenires amorosos entre Duncan y Jeannie.

Sin duda, lo destacable de la obra de McCarty es la intriga, entendiendo por intriga la estructuración de hechos que nos empuja a seguir leyendo. El highlander traicionado se estructura de tal manera que no es hasta el final del libro cuando alcanzamos a comprender la red de traición que se teje entorno a Duncan. McCarty tiene la capacidad de desviar la atención del lector del motivo clave que encierra la traición hacia Duncan. No nos da pistas hasta pasado diez capítulos, concretamente desde el capítulo 9 (no puedo contar en esta parte a qué me refiero) hasta el capítulo 19. Para ello se sirve de la problemática amorosa para tapar la realidad de la traición.

Continuando con el plano amoroso, El highlander traicionado es una novela magnífica en este sentido. Tiene todo lo que una lectora del subgénero desea leer. En la segunda parte, la que se corresponde con la historia pasada entre Jeannie y Duncan, podemos disfrutar de un amor pasional y sincero, que aunque con trabas, no le impiden estas a sus protagonistas disfrutar de su amor.

Podría, con total seguridad, seguir recreándome con larga y pausada tranquilidad, en lo hermoso que es el inicio de la historia de amor entre los dos protagonistas, sin embargo, no es mi intención caer en el patetismo. Simplemente apuntar a que la necesidad de McCarty en escribir una historia de amor más o menos rápida, porque no va a ser en El highlander traicionado el amor entre los dos el impedimento para que se dé la trama, si no las acciones ajenas a ellos dos. Es realmente una satisfación leer, de vez en cuando, una historia tan sincera y pasional. Me entenderéis si os digo que muchas veces nos cansa leer novelas en las que el tiempo de narración transcurre sin que los dos protagonistas se besen a penas una vez y cuyo motivo de distanciamiento/impedimento no sea otro más inverosímil que su orgullo. 

En cuanto  los protagonistas Ducan es el más varonil y apuesto de los tres varones de la trilogía. Siempre hay en una cabeza escritora un personaje más fácil de montar que los otros. Y a mi parecer le sucede esto a McCarty con Duncan. No digo que Jamie o Patrick no me transmitieran en su momento ese ardor típico, sino que Duncan los sobrepasa considerablemente.

De Jeannie me gusta su ingenuidad juvenil, su capacidad de entregarse al amor y su dureza cuando la crudeza de la vida se impone a su idílico amor. Ambos casan muy bien en sus caracteres y no se hacen pesados los impedimentos que dificultan el desenlace.

Es poco, sin embargo, lo que tengo que decir sobre la tensión sexual entre los amantes y su pasión. Quien lee a McCarty sabe de sobra a qué me refiero, nos facilita mucho la imaginación y es minuciosa en los detalles que describen las sensaciones.

Atendiendo ahora al tipo de narrador no quisiera repetirme en exceso, ya se sabe que McCarty utiliza un narrador omnisciente focalizado alternativamente en los protagonistas. Narrador que describe las sensaciones de los amantes simultáneamente en los encuentros amorosos. Como no quiero repetirme, os remito a mi reseña de El highlander desterrado donde lo explico al detalle.

Ahora bien, es reprochable que la autora forje una trama cuyos impedimentos o diferencias son insalvables a la hora de que los protagonistas terminen juntos, y que rápidamente, se salven sin mayores discusiones. Nos tiene en tensión largo rato y en a penas dos páginas se soluciona lo que antes no podía solucionarse. Entiendo que es difícil construir una trama compleja, pero es que todos los personajes salgan ilesos (menos uno, uno que se nos incita a detestar desde el principio) de la complejidad.

Concluyendo la primera parte de mi crítica, es totalmente recomendable leer a McCarty y es totalmente recomenzable leer El highlander traicionado, pues hacía mucho tiempo (y sí, recurro a lo personal) que no me emocionada tanto con un libro.



ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura del post porque voy de desvelar datos sobre el final del libro.

Quiero en esta segunda parte, en la que puedo permitirme spoilear, ser más minuciosa en los ejemplos. Primeramente, comencé arriba hablándoos del tiempo del relato. En la primera parte se narra la vida de Jeannie diez años después de que Duncan se hubiera marchado a Irlanda, convirtiéndose en mercenario; en la seguda parte, se narra desde que Jeannie conoce a Duncan en el baile hasta que él se ve obligado a abandonarla; y en la tercera parte volviendo al presente se resuelve la traición. Para ello se sirve McCarty de tres elementos: un mapa perdido - una nota de Jeannie - el compromiso entre Jeannie y Duncan. Son estos tres elementos los que facilitan la culpabilidad de Duncan, que es un bastardo.

El culpable de la acusación de Duncan es su hermano y heredero aún legítimo, Colin. Personaje que McCarty nos incita a odiar desde el principio de la trilogía. Es Colin quien celoso de Duncan quiere casarse con Jeannie a pesar de saber que su hermano está enamorado de ella. Es la necesidad de Colin en todo momento de creerse mejor que su hermano. Un hermano que ha nacido para ser líder pues su padre aunque lo afirma como bastardo lo trata de la misma forma que a sus hermanos legítimos.

Pensamos que el padre lo trata por igual porque es un buen hombre, pero no es solo eso, si no que Duncan no es ilegítimo. Su padre se casó con Anna MacDonald y fue la enemistad entre clanes lo que obligó a que se mantuviera en secreto la boda. Duncan, es legítimo y es por derecho el jefe del clan. A propósito con la problemática de sucesión, es Niall Lamont quien le facilita el liderazgo del clan a Duncan matando a Colin. No nos olvidemos que fue Colin quien violó a Annie, amada de Niall (hermano de Caitrina Lamont - La fuerza del highlander) y hermana de Patrick MacGregor (El highlander deterrado). Cerrándose la trilogía y el problema.

Arriba comenté que McCarty desvía la atención del motivo clave de la traición durante diez capítulos. En el capítulo 9 muere el padre de Duncan y sus últimas palabras son que busque a su madre. No es hasta el capítulo 19 cuando Jeannie ya siendo consciente de que su amor por Duncan nunca ha muerto, se siente preparada para pregunatrle sobre su vida personal, en concreto sobre su madre.

Quizás sea un poco lioso, mi única intención es demostrar brevemente la genialidad de la autora en la obra. No quiero alargarme en demasía pues no quiero agotaros.
           
Es cierto que McCarty monta muy bien la trama, pero lo que comentaba arriba y que viene a colación con lo último, quizás que todo se resuelva sin más complicaciones me produce un raro sabor de boca. Soy consciente de que la rapidez en el desenlace es típica del género pero igual que me pasa con el tópico de madre muerta-ausente, no consigo adaptarme. También, atendiendo a motivos característicos del género, no me importaría saborear algo más la felicidad del desenlace. Simplemente concluye el libro con una boda descrita brevemente y con las palabras de amor entre los dos.

Por último, cuando apuntaba al plano amoroso, en la página 60 ya Duncan se sabe enamorado de Jeannie. El encuentro erótico sucede deprisa también, exactamente, en el capítulo 4. Me gusta que no se mantengan cuerdos pues el amor no entiende de decoro. Ambos se entregan seguros de sí y capaces de vencer cualquier obstáculo. Y la guinda del pastel y del melodrama (recordad que amo el melodrama y que para mí no tiene connotaciones negativas siempre y cuando no sobrepase la línea del morbo barato), es que Duncan la abandona creyéndola traidora cuando ella se entera de que está embarazada. Tienen que pasar diez años para que Duncan vuelva a ver a su hijo.

El highlander traicionado cumple todos los requisitos para ser considerada una obra sobresaliente y totalmente recomendable. Si tengo que elegir uno de los tres libros de la saga, sin dudarlo, elegiría este. Aunque, es necesario admitir, que este bebe de los anteriores pues McCarty cierra el ciclo con él.

Espero que os haya gustado la crítica de la semana y espero vuestros comentarios. Si os ha gustado comprtid y no os olvidéis de seguirme.


            Os besa, mucho,
Image and video hosting by TinyPic Follow my blog with Bloglovin

domingo, 18 de octubre de 2015

El highlander desterrado - Monica McCarty - Trilogía Campbell II


''En aquella única mirada entre ellos desfiló toda una vida que nunca llegarían a tener'' (página 289).

La semana pasada comenzamos con la triología Campbell, subí la reseña crítica del primer libro que la compone. Esta semana, como no podía ser menos, continuo con el segundo libro. Su título original es ''Highland Outlaw'', se publica por primera vez en 2009 y al año siguiente es traducido al español por Nieves Calvino Gutiérrez.

En lo referente a mi elección personal sobre el libro, como es lógico, si empiezo a analizar una trilogía o una saga, no voy a hacerlo solo del primer libro o solo de unos pocos. Lo lógico es que reseñe todos los libros que componen la trilogía y después haga un análisis del conjunto. Con ello puedo decir que me vi obligada a continuar con la saga, eso sí, ¡qué placer más grato! Para una amante incondicional de este subgénero siempre es un placer leer más. A pesar de haber leído en otras críticas que los demás libros en relación con el primero de la trilogía (La fuerza del higlander), tienen menos fuerza expresiva en la trama, tengo que decir que difiero completamente porque El highlander desterrado posee una estructura narrativa más compleja y menos predecible. Además de ser la trama más interesante.

Si sois unas lectoras conocedoras del género, poco os servirá ya que, aunque recurráis a vuestras artes adivinatorias, fallaréis en muchos casos. No quiero que penséis que hago esta afirmación rotundamente, en literatura pocas afirmaciones son rotundas, simplemente que en este libro la autora consigue romper todos nuestros esquemas preconcebidos.

El único ejemplo que puedo poner sin que se considere spoiler, es que automáticamente colocamos el tiempo de la narración de este segundo libro diacrónicamente a la narración del primer libro de la saga. Es decir, creemos que primeramente tiene lugar la historia de amor entre Jamie y Caitrina, y después tiene lugar la historia de Elizabeth Campell y Patrick MacGregor. Sin embargo, el tiempo de narración en El highlander desterrado es sincrónico al de La fuerza del highlander. McCarty sitúa ambas novelas en el mismo marco temporal. Es muy interesante tener que ir rememorando la historia de Jamie y Caitrina, para poder encajar la historia de Elizabeth Campbell y Patrick. Fue bastante divertido.

Continuando con los aciertos de la autora, haceros recordar que McCarty tiene un estilo narrativo muy definido. Ya sabéis, narrador omnisciente en tercera persona focalizado en los protagonistas de forma alternativa. Focalización que depende de sus intereses a la hora de construir la intriga. En los encuentros eróticos de los amantes rompe la focalización en determinados fragmentos y narra simultáneamente las sensaciones de ambos. Es cierto que hay que tener un control acérrimo sobre la narración para que esta sea fiel al estilo, en ocasiones McCarty erra.

Es una autora muy descriptiva que deja poco margen a la imaginación, sus descripciones son minuciosas y muy cuidadas. Quizás pueda cansar su insistencia en describir un mismo acontecimiento (Tomachevski) desde las dos perspectivas: la de ella y la de él. Personalmente (valoración subjetiva) es lo que más valoro de la autora y lo que más me gusta. Cada cual con su gusto en blanco.

Dentro de la descripción minuciosa, crea en la novela personajes de carácter fuerte y definido, muy pasionales. Elizabeth (nombre por antonomasia de las protagonistas de las novelas sentimentales) es muy consciente de sí misma, de lo que quiere, de sus deseos futuros, de sus defectos... No es la construcción del personaje arquetípico femenino de la novela sentimental. Se ve muy bien esta construcción anómala en el terreno de lo sexual. Lizzie se nos presenta como una mujer que se conoce sexualmente, sabe de sus deseos y aunque no los dice, su cuerpo lo transmite. Soy dada a amar personajes femeninos así porque considero que se ajustan más a la realidad femenina (valoración personal).

En cuanto a Patrick, sí que es más típico pero no por eso debemos hacer un juicio negativo sobre el personaje. Patrick es un highlander, un hombre hecho para la provocación sexual, y McCraty dota a sus hombres de un atractivo incomparable, tanto en el plano de la fábula (Aristóteles) como en el plano comparativo con otras novelas del género, comparación con otros personajes masculinos y su virilidad o masculinidad. ¡Nos encantan los hombres como Patrick!

Quizás, lo que se le puede reprochar a la novelas de McCarty y a esta en general es que en el subgénero de las Highlands se suele partir de un conflicto entre clanes para que nazca el conflicto amoroso. La intriga en El highlander desterrado nos mantiene en tensión durante todo el relato, la autora crea motivos de peso para que dudemos del final feliz o de un final afortunado para nuestros personajes. Que la intriga sea efectiva es positivo, no lo es que de repente todo se soluciona a causa de un acontecimiento fortuito y que las rivalidades antiquísimas entre clanes que antes eran insalvables, se salvan en un segundo. No importa ni la traición, ni las muertes, ni todo lo irreconciliable anterior.

Otro desacierto aunque se puede considerar ya un motivo recurrente de la novela sentimental, es el tópico ''madre muerta''. No lo coloco en la parte de spoiler porque no tiene en la obra importancia. Es algo que se da por hecho. Entiendo que no poner a la madre facilite el sufrimiento de la protagonista o facilite el nudo, pero es que ¡todas son huérfanas de madre!

Sin duda, lo más reprochable a McCarty es un recurso característico de Lizzie poco explotado. Lizzie es tartamuda cuando se pone nerviosa(tampoco es spoiler), un recurso poco visto y que debería haber explotado más. Hubiera hecho más tierna la relación entre ella y Patrick.



ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura del post porque voy de desvelar datos sobre el final del libro.

Fallo en el narrador en la página 169. Los acontecimientos son narrados desde Patrick y en medio de sus sensaciones escribe McCarty: ''A Lizzie le daba vueltas la cabeza. La estaba confundiendo…''.

En el capítulo cinco se describe verdaderamente bien la tensión sexual entre los personajes.

En lo referente a la consciencia sexual de Lizzie, ella lo es en todo momento con Patrick porque ya no es virgen. Su anterior prometido (John Montgomery) la engatusó antes de que ella rompiera el compromiso porque él la había ridiculizado delante de todos sus amigos. Por eso Lizzie es consciente del placer. Si bien es poco creíble cuando Patrick sospecha que ella tiene experiencia, o que en su primer encuentro sexual él sienta con su miembro que ella no lo es. También,teniendo en cuenta que dado el periodo en el que se sitúa la novela puede ser comprensible que la autora decida utilizar la no virginidad de Lizzie para poder hacerla más activa en el terreno sexual.


Es interesante cuando Patrick alude a la masturbación femenina, hecho poco habitual en el género: ''Su único consuelo era que sabía que no era el único que se sentía sexualmente frustrado. ¿Se tocaría Lizzie mientras pensaba en él? (página 164).

Espero que os haya gustado el post de la semana. No os olvidéis de comentar y de compartid. Os besa, 

Image and video hosting by TinyPic


Follow my blog with Bloglovin

domingo, 11 de octubre de 2015

La fuerza del highlander - Monica McCarty - Trilogía Campbell I


¡¿Qué sería de la Novela Sentimental sin el maravilloso subgénero de las Highlands?! Es mi deber desvelar mis inclinaciones lectoras, y este subgénero es al que recurro siempre que puedo. Y es, a su vez, Monica McCarty mi autora fetiche, la autora a la que recurro siempre que puedo y siempre que no estoy segura de qué me apetece leer.

La estética estructural de Monica McCarty es muy personal y singular. Ella estructura sus novelas desde dos puntos de vista, ambas perspectivas son la de los enamorados protagonistas. El motivo argumentativo se narra desde una de estas dos perspectivas para, consecutivamente, ser narrado desde la otra perspectiva. Generalmente delimita bastante bien las perspectivas, menos en los encuentros eróticos donde comienza siguiendo esta dinámica para fusionar, después, las dos perspectivas. Supongo que narrar un encuentro erótico desde un solo punto de vista puede empobrecer la narración.

La considero también diferente a las demás porque ser una apasionada de la historia escocesa la ha llevado a construir sus relatos en trozos de historia de esta región. De modo que al terminar la novela nos explica los acontecimientos históricos en los que se ha inspirado, por lo que es de agradecer el esfuerzo y las molestias tomadas.

     En cuanto a la sintaxis y al léxico primeramente tengo que decir que yo trabajo con una traducción, hecho que me impide conocer a fondo el estilo de la autora; en segundo lugar, se advierte una preocupación por la adecuación gramatical y la búsqueda de un léxico variado. Aunque las frases no se caracterizan por una subordinación compleja y hay veces en las que son demasiado cortas. Del mismo modo, es una autora que se preocupa mucho por las descripciones, esto nos facilita el imaginario.

La fuerza del higlander cuyo título original es ''Highland warrior'' se publica por primera vez en 2009 y constituye el primer libro de la Trilogía Campbell (The Campbell Trilogy).Yo trabajo con la traducción de Sonia Tapia Sánchez y la editorial RBA.
Su protagonista femenina se llama Caitrina Lamont, una joven acostumbrada a vivir bajo la sobreprotección de su padre y de sus tres hermanos (Malcolm, Niall y Brian), ya que es la única mujer de la familia pues su madre falleció. Madre fallecida es un motivo muy utilizado en la novela sentimental que suele cansarme hasta la saciedad.

Jamie Campbell es nuestro apuesto protagonista. El ''esbirro'' como lo suelen llamar los clanes enemigos, tiene  como objetivo hacer que se cumpla la ley en las Highlands pues el pillaje y la violencia tan propia en ellas hacen de esta tierra maravillosa un lugar donde difícilmente se pueda convivir en paz. Jamie está bajo las órdenes del conde de Argyll. El nombre del conde de Argyll ya nos es familiar a las lectoras asiduas a este subgénero de la novela sentimental porque encaja muy bien a la hora de crear conflicto entre clanes. Sin embargo, la autora muestra el lado más benevolente de Argyll si lo comparamos con otras novelas del subgénero. 

Monica McCarty crea un entorno idílico propio del género y consigue sorprendernos. La fuerza del higlander destaca sobre otros libros del subgénero debido a que rompe con nuestros esquemas preconcebidos, es decir, estamos acostumbradas a que las novelas sentimentales posean una estructura narrativa específica que las englobe bajo el mismo tipo/género, sin embargo, La fuerza del highlander aunque no se sale por completo de dicha estructura narrativa nos consigue ''descolocar''. Si somos lectoras asiduas al género sabemos de antemano que en la narración se van a dar una serie de acontecimientos repetitivos y característicos género, una suerte de motivos. Por ejemplo, el más frecuente en este tipo de novela es que los dos enamorados están destinados a estar juntos. Si recurrimos al concepto de destino, es este quien los unirá. Mucho me temo que este concepto de destino varía mucho con el concepto de destino de la tragedia griega.

Si recurrimos al enfoque bajtiniano, estos motivos los llamaría él ''cronotopos'' que son los indicadores espacio-temporales que sirven para representar la imagen del ser humano en la literatura. (Bajtín, Teoría y estética de la novela, 1989, Taurus). Obviamente el cronotopo por excelencia de la novela sentimental es el que él llama ''cronotopo del encuento''. 

Específicamente, más abajo de la entrada argumento mi análisis con ejemplos extraídos de la novela, no es mi intención spoilear (todavía) para que las lectoras que no han leído el libro puedan recopilar información previa que las empuje a leerlo.

Dejando a un lado los aspectos formales del análisis, en cuento a la caracterización de los personajes McCarty consigue que no decaiga la intriga porque ha construido a sus personajes con un carácter y un sentido del deber tan fuerte que no es hasta el último momento cuando se resuelve todo. Tanto es así que para mi propio deleite se me hace muy breve el final feliz. 

Si no has leído la novela es totalmente recomendable, es más si nunca has leído nada de este subgénero estaría bien que comenzases por aquí.



ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura de la entrada porque voy a desvelar datos sobre el final del libro.

Como he escrito al principio de la entrada Caitrina se nos presenta como una niña mimada que, si entro en valoraciones personales y voy a entrar pues considero que una crítica tiene que tener una parte subjetiva, no nos resulta un personaje desagradable o antipático, es más cuando Jamie la acusa de vivir ajena al mundo real, no parece que sea tan grave que su familia la mantenga tan apartada de la realidad. Es este el factor de intriga de la novela porque para nuestro asombro (o satisfacción) como los Lamont esconden a los MacGregor (el clan que es perseguido por la Campbell y por Jamie en concreto), el hermano de Jamie, Colin el jefe de los Campbell de Auchinbreck, ordena el saqueo y la muerte del jefe Lamont (padre de Caitrina) y de todos ellos, haciendo que Caitrina se choque contra la realidad y así poder seguir manteniendo la fábula ascendentemente.

La muerte de los hermanos y del padre de Caitrina, es uno de los acontecimientos que nos permiten reconocer en La fuerza del higlander la genialidad de su autora. Primero como lectoras asiduas creemos prácticamente imposible que suceda una catástrofe de tal envergadura ya que sería muy difícil hacer que la protagonista reconociera el amor por el hombre debido a tan alta traición. Segundo, cuando nos hemos concienciado de que, efectivamente los varones Lamont han muerto, descubrimos que el pequeño Brian y Niall han conseguido salvarse y esconderse, lo que vuelve a romper nuestras expectativas porque es muy difícil que Caitrina se decante o bien por sus hermanos, o bien por su ya marido.

En este mismo sentido, que Caitrina no confíe en Jamie hasta el desenlace constituye  otra ruptura de estructura. Generalmente, en la novela sentimental los amantes hacia los tres cuartos de la novela consiguen salvar sus diferencias personales, es decir, lo que impide amar al otro para amarse y entra, en el cuarta subdivisión como elemento conflictivo el entorno que impide llevar a cabo su amor plenamente. En La fuerza del higlander no ocurre así, cuando piensas que se van a solucionar los problemas de desconfianza, otra vez discrepancias entre los enamorados.

En general pocos son los reproches a la autora, sin embargo, lo que comentaba en la primera parte sobre el final. Al alargar tanto los motivos de desacuerdo entre Jamie y  Caitrina me sabe a poco el final. Además, es una novela típica del género, quizás otras de la misma autora estén en más sintonía con mi gusto por el melodrama. Sin embargo, la creo totalmente recomendable tal y como avancé en la primera mitad.

Espero que os haya gustado la crítica de la semana y no os olvidéis de comentar, de sugerir y de compartir.

Besos, de esos que nos gustan, 
Image and video hosting by TinyPic

domingo, 4 de octubre de 2015

Perdición - Celeste Bradley


Hoy vengo con un libro al que le tengo un cariño muy especial. No es un libro publicado recientemente ni tampoco sobresale por encima de otros libros del género, sin embargo, puede que por estas razones y otras, mucho más personales, sea para mí un libro muy querido.

Como he dicho se publicó hace algunos años, concretamente, en 2001 con el título original de Fallen (Celeste Bradley). La edición que manejo es del 2008 bajo el sello de Esencia que es una editorial que pertenece a la editorial Planeta y se encarga, exclusivamente, de la publicación de novelas sentimentales.

Podría decirse que es el típico libro de novelas sentimentales, ambientado en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XIX, donde se describen bailes en majestuosos salones, vestidos hechos con las más exquisitas telas importadas de Oriente, paseos por Hyde Park y un protagonista masculino muy dado a la buena vida y el cual niega la existencia del amor. Y sí, lo es. ¡Pero a nosotras nos encanta y no nos cansamos!

Nuestra protagonista se llama Izzy Temple una mujer que, antes de que su honor quedara mancillado una noche en un baile porque el futuro duque de Dearingham se equivocó de habitación, iba a ser una ''solterona''. Su buena voluntad junto con su intuición la empujan a salvar las apariencias de Eppingham Rowley, nuestro protagonista, y de una mujer preciosa que después descubriremos que se llama Celia Bottomly. Eppie, al que ella (Izzy) llamará más tarde Julian porque detesta su primer nombre (Eppie), había sido descubierto en el cuarto de Izzy indecorosamente y lo que para Izzy era un sueño erótico descubre que la pura realidad. A partir de aquí se desarrolla toda la fábula.

En general, he dicho que es un libro típico pero que el adjetivo no debe restarle valor pues las asiduas a este género sabemos que los libros englobados en este géneros siguen unos preceptos estructurales y de contenido similares. También, es un libro bastante completo en el melodrama, otra de las razones por las que me gusta. Además, el desarrollo de los acontecimientos no es para nada evidente.

Sin embargo, dejando a un lado el ''cariño especial'' que le tengo al libro. Hay ciertos elementos a comentar:

La acción amorosa es muy templada. La relación mantenida por los protagonistas es demasiado controlada al igual que los sentimientos de ambos. De aquí, se deriva muy pocos encuentros sexuales y descritos con poca intensidad.

El problema del narrador. Cuando leemos una novela sentimental el narrador suele ser en tercera persona omnisciente, ya la focalización varía según el gusto del autor/autora, puede estar focalizado en un protagonista, en los dos, puede ir alternándose…, aunque siempre suele estar clara la focalización. En Perdición encontramos un narrador no definido. Pensamos, conforme avanzamos la lectura, que el ''doble intro'' nos indica que estamos cambiando de perspectiva o de focalización, en un primer momento es así, pero después debemos estar atentos porque se nos cambia la perspectiva sin que la autora nos haya conducido correctamente. Después en la parte de Spoiler pondré ejemplos.

La ascensión progresiva del desenlace. En mi opinión, la autora no mantiene el desenlace ascendente, al concluir el nudo alarga demasiado el desenlace y, este, al carecer de motivos verosímiles que sigan manteniendo a los dos amantes distantes y sin confesarse su amor, se nos antoja pesado. Las descripciones de los sentimientos de ambos pueden resultarnos tediosas al no haber un motivo de peso.

Los personajes arquetípicos. No todo mi análisis debe ser negativo, me limito a destacar los elementos importantes de la novela. Sus personajes son típicos. Izzy una mujer sin atributos físicos destacables, sin los mismos gustos de las jovencitas de la sociedad inglesa, sin una buena posición. Julian un dandi heredero por ''casualidad'', un hombre que no cree en el amor y que se niega a amar. Una amiga bellísima (Celia) a la cual solo nuestra benévola Izzy es capaz de no envidiar. Junto con un mejor amigo (Eric) de Julian encariñado con Izzy.

Aún así, merece la pena. Vosotras sois las lectoras y vosotras sois las que manejáis la información. Por mi parte, adoro la novela pues fue la primera novela sentimental que leí y la que me introdujo en este mundo maravilloso. Su dramatismo me cautivó además de la correcta colocación de los acontecimientos. Como he escrito antes, al elegir un género determinado sabemos a qué nos estamos ateniendo. Si amáis el género, os gustará Perdición porque tiene todo lo que se espera de una novela sentimental.


ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura del post porque voy de desvelar datos sobre el final del libro.

Toda crítica debe ser contrastada con ejemplos. Los ejemplos son spoilers que dejo para la segunda parte de la crítica para que aquellas lectoras que no han leído la novela la lean sin que se les revele datos precisos.

En las páginas 66 - 67 de la edición que manejo (capítulo 4), se ve un claro ejemplo del amor templado que comentaba antes. Obviamente, una matización de este tipo depende mucho del gusto del receptor. En lo que a mí respecta, me faltó pasión en la descripción de las sensaciones que se producen entre ambos.

En la página 337 se aprecia la problemática del narrador en tercera persona que está focalizado en Julian cuando Hildegard llega a su casa para intentar asegurarse una posición ahora que lo habían perdido todo. Se describen las sensaciones que le provoca la llevada de la tía de Izzy, y se escribe: ''[...]Hildegard tenía un aspecto horrible, como siempre; ataviada con un vestido de aquel morado-rojizo que tanto le gustaba […]''. ¿Cómo sabe Julián ese detalle? Si se supone que se narra desde la perspectiva de él.

En la página 163 hay una descripción muy acertada del dolor de Izzy por la pérdida de su herencia. ''Se ha esfumado –dijo Izzy, con una voz tan queda que Julian sintió un escalofrío–. Esfumado. Todos estos años pensando en ella, confiando en su existencia, y se ha esfumado''. La quietud, la entereza y lo parco en palabras, en ocasiones nos transmite más eficazmente la sensación que la autora desea. En este caso, el dolor por el robo de la herencia que habían dejado sus padres.

Espero que hayáis disfrutado con la lectura. Siempre es bueno conocer vuestras impresiones, así que no olvidéis de comentar y sugerir libros para reseñar.

¡Hasta la próxima semana, bonitas mías!