domingo, 18 de octubre de 2015

El highlander desterrado - Monica McCarty - Trilogía Campbell II


''En aquella única mirada entre ellos desfiló toda una vida que nunca llegarían a tener'' (página 289).

La semana pasada comenzamos con la triología Campbell, subí la reseña crítica del primer libro que la compone. Esta semana, como no podía ser menos, continuo con el segundo libro. Su título original es ''Highland Outlaw'', se publica por primera vez en 2009 y al año siguiente es traducido al español por Nieves Calvino Gutiérrez.

En lo referente a mi elección personal sobre el libro, como es lógico, si empiezo a analizar una trilogía o una saga, no voy a hacerlo solo del primer libro o solo de unos pocos. Lo lógico es que reseñe todos los libros que componen la trilogía y después haga un análisis del conjunto. Con ello puedo decir que me vi obligada a continuar con la saga, eso sí, ¡qué placer más grato! Para una amante incondicional de este subgénero siempre es un placer leer más. A pesar de haber leído en otras críticas que los demás libros en relación con el primero de la trilogía (La fuerza del higlander), tienen menos fuerza expresiva en la trama, tengo que decir que difiero completamente porque El highlander desterrado posee una estructura narrativa más compleja y menos predecible. Además de ser la trama más interesante.

Si sois unas lectoras conocedoras del género, poco os servirá ya que, aunque recurráis a vuestras artes adivinatorias, fallaréis en muchos casos. No quiero que penséis que hago esta afirmación rotundamente, en literatura pocas afirmaciones son rotundas, simplemente que en este libro la autora consigue romper todos nuestros esquemas preconcebidos.

El único ejemplo que puedo poner sin que se considere spoiler, es que automáticamente colocamos el tiempo de la narración de este segundo libro diacrónicamente a la narración del primer libro de la saga. Es decir, creemos que primeramente tiene lugar la historia de amor entre Jamie y Caitrina, y después tiene lugar la historia de Elizabeth Campell y Patrick MacGregor. Sin embargo, el tiempo de narración en El highlander desterrado es sincrónico al de La fuerza del highlander. McCarty sitúa ambas novelas en el mismo marco temporal. Es muy interesante tener que ir rememorando la historia de Jamie y Caitrina, para poder encajar la historia de Elizabeth Campbell y Patrick. Fue bastante divertido.

Continuando con los aciertos de la autora, haceros recordar que McCarty tiene un estilo narrativo muy definido. Ya sabéis, narrador omnisciente en tercera persona focalizado en los protagonistas de forma alternativa. Focalización que depende de sus intereses a la hora de construir la intriga. En los encuentros eróticos de los amantes rompe la focalización en determinados fragmentos y narra simultáneamente las sensaciones de ambos. Es cierto que hay que tener un control acérrimo sobre la narración para que esta sea fiel al estilo, en ocasiones McCarty erra.

Es una autora muy descriptiva que deja poco margen a la imaginación, sus descripciones son minuciosas y muy cuidadas. Quizás pueda cansar su insistencia en describir un mismo acontecimiento (Tomachevski) desde las dos perspectivas: la de ella y la de él. Personalmente (valoración subjetiva) es lo que más valoro de la autora y lo que más me gusta. Cada cual con su gusto en blanco.

Dentro de la descripción minuciosa, crea en la novela personajes de carácter fuerte y definido, muy pasionales. Elizabeth (nombre por antonomasia de las protagonistas de las novelas sentimentales) es muy consciente de sí misma, de lo que quiere, de sus deseos futuros, de sus defectos... No es la construcción del personaje arquetípico femenino de la novela sentimental. Se ve muy bien esta construcción anómala en el terreno de lo sexual. Lizzie se nos presenta como una mujer que se conoce sexualmente, sabe de sus deseos y aunque no los dice, su cuerpo lo transmite. Soy dada a amar personajes femeninos así porque considero que se ajustan más a la realidad femenina (valoración personal).

En cuanto a Patrick, sí que es más típico pero no por eso debemos hacer un juicio negativo sobre el personaje. Patrick es un highlander, un hombre hecho para la provocación sexual, y McCraty dota a sus hombres de un atractivo incomparable, tanto en el plano de la fábula (Aristóteles) como en el plano comparativo con otras novelas del género, comparación con otros personajes masculinos y su virilidad o masculinidad. ¡Nos encantan los hombres como Patrick!

Quizás, lo que se le puede reprochar a la novelas de McCarty y a esta en general es que en el subgénero de las Highlands se suele partir de un conflicto entre clanes para que nazca el conflicto amoroso. La intriga en El highlander desterrado nos mantiene en tensión durante todo el relato, la autora crea motivos de peso para que dudemos del final feliz o de un final afortunado para nuestros personajes. Que la intriga sea efectiva es positivo, no lo es que de repente todo se soluciona a causa de un acontecimiento fortuito y que las rivalidades antiquísimas entre clanes que antes eran insalvables, se salvan en un segundo. No importa ni la traición, ni las muertes, ni todo lo irreconciliable anterior.

Otro desacierto aunque se puede considerar ya un motivo recurrente de la novela sentimental, es el tópico ''madre muerta''. No lo coloco en la parte de spoiler porque no tiene en la obra importancia. Es algo que se da por hecho. Entiendo que no poner a la madre facilite el sufrimiento de la protagonista o facilite el nudo, pero es que ¡todas son huérfanas de madre!

Sin duda, lo más reprochable a McCarty es un recurso característico de Lizzie poco explotado. Lizzie es tartamuda cuando se pone nerviosa(tampoco es spoiler), un recurso poco visto y que debería haber explotado más. Hubiera hecho más tierna la relación entre ella y Patrick.



ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura del post porque voy de desvelar datos sobre el final del libro.

Fallo en el narrador en la página 169. Los acontecimientos son narrados desde Patrick y en medio de sus sensaciones escribe McCarty: ''A Lizzie le daba vueltas la cabeza. La estaba confundiendo…''.

En el capítulo cinco se describe verdaderamente bien la tensión sexual entre los personajes.

En lo referente a la consciencia sexual de Lizzie, ella lo es en todo momento con Patrick porque ya no es virgen. Su anterior prometido (John Montgomery) la engatusó antes de que ella rompiera el compromiso porque él la había ridiculizado delante de todos sus amigos. Por eso Lizzie es consciente del placer. Si bien es poco creíble cuando Patrick sospecha que ella tiene experiencia, o que en su primer encuentro sexual él sienta con su miembro que ella no lo es. También,teniendo en cuenta que dado el periodo en el que se sitúa la novela puede ser comprensible que la autora decida utilizar la no virginidad de Lizzie para poder hacerla más activa en el terreno sexual.


Es interesante cuando Patrick alude a la masturbación femenina, hecho poco habitual en el género: ''Su único consuelo era que sabía que no era el único que se sentía sexualmente frustrado. ¿Se tocaría Lizzie mientras pensaba en él? (página 164).

Espero que os haya gustado el post de la semana. No os olvidéis de comentar y de compartid. Os besa, 

Image and video hosting by TinyPic


Follow my blog with Bloglovin