domingo, 4 de octubre de 2015

Perdición - Celeste Bradley


Hoy vengo con un libro al que le tengo un cariño muy especial. No es un libro publicado recientemente ni tampoco sobresale por encima de otros libros del género, sin embargo, puede que por estas razones y otras, mucho más personales, sea para mí un libro muy querido.

Como he dicho se publicó hace algunos años, concretamente, en 2001 con el título original de Fallen (Celeste Bradley). La edición que manejo es del 2008 bajo el sello de Esencia que es una editorial que pertenece a la editorial Planeta y se encarga, exclusivamente, de la publicación de novelas sentimentales.

Podría decirse que es el típico libro de novelas sentimentales, ambientado en la Inglaterra de la primera mitad del siglo XIX, donde se describen bailes en majestuosos salones, vestidos hechos con las más exquisitas telas importadas de Oriente, paseos por Hyde Park y un protagonista masculino muy dado a la buena vida y el cual niega la existencia del amor. Y sí, lo es. ¡Pero a nosotras nos encanta y no nos cansamos!

Nuestra protagonista se llama Izzy Temple una mujer que, antes de que su honor quedara mancillado una noche en un baile porque el futuro duque de Dearingham se equivocó de habitación, iba a ser una ''solterona''. Su buena voluntad junto con su intuición la empujan a salvar las apariencias de Eppingham Rowley, nuestro protagonista, y de una mujer preciosa que después descubriremos que se llama Celia Bottomly. Eppie, al que ella (Izzy) llamará más tarde Julian porque detesta su primer nombre (Eppie), había sido descubierto en el cuarto de Izzy indecorosamente y lo que para Izzy era un sueño erótico descubre que la pura realidad. A partir de aquí se desarrolla toda la fábula.

En general, he dicho que es un libro típico pero que el adjetivo no debe restarle valor pues las asiduas a este género sabemos que los libros englobados en este géneros siguen unos preceptos estructurales y de contenido similares. También, es un libro bastante completo en el melodrama, otra de las razones por las que me gusta. Además, el desarrollo de los acontecimientos no es para nada evidente.

Sin embargo, dejando a un lado el ''cariño especial'' que le tengo al libro. Hay ciertos elementos a comentar:

La acción amorosa es muy templada. La relación mantenida por los protagonistas es demasiado controlada al igual que los sentimientos de ambos. De aquí, se deriva muy pocos encuentros sexuales y descritos con poca intensidad.

El problema del narrador. Cuando leemos una novela sentimental el narrador suele ser en tercera persona omnisciente, ya la focalización varía según el gusto del autor/autora, puede estar focalizado en un protagonista, en los dos, puede ir alternándose…, aunque siempre suele estar clara la focalización. En Perdición encontramos un narrador no definido. Pensamos, conforme avanzamos la lectura, que el ''doble intro'' nos indica que estamos cambiando de perspectiva o de focalización, en un primer momento es así, pero después debemos estar atentos porque se nos cambia la perspectiva sin que la autora nos haya conducido correctamente. Después en la parte de Spoiler pondré ejemplos.

La ascensión progresiva del desenlace. En mi opinión, la autora no mantiene el desenlace ascendente, al concluir el nudo alarga demasiado el desenlace y, este, al carecer de motivos verosímiles que sigan manteniendo a los dos amantes distantes y sin confesarse su amor, se nos antoja pesado. Las descripciones de los sentimientos de ambos pueden resultarnos tediosas al no haber un motivo de peso.

Los personajes arquetípicos. No todo mi análisis debe ser negativo, me limito a destacar los elementos importantes de la novela. Sus personajes son típicos. Izzy una mujer sin atributos físicos destacables, sin los mismos gustos de las jovencitas de la sociedad inglesa, sin una buena posición. Julian un dandi heredero por ''casualidad'', un hombre que no cree en el amor y que se niega a amar. Una amiga bellísima (Celia) a la cual solo nuestra benévola Izzy es capaz de no envidiar. Junto con un mejor amigo (Eric) de Julian encariñado con Izzy.

Aún así, merece la pena. Vosotras sois las lectoras y vosotras sois las que manejáis la información. Por mi parte, adoro la novela pues fue la primera novela sentimental que leí y la que me introdujo en este mundo maravilloso. Su dramatismo me cautivó además de la correcta colocación de los acontecimientos. Como he escrito antes, al elegir un género determinado sabemos a qué nos estamos ateniendo. Si amáis el género, os gustará Perdición porque tiene todo lo que se espera de una novela sentimental.


ATENCIÓN: SPOILERS – Si no has leído el libro no te recomiendo que continúes la lectura del post porque voy de desvelar datos sobre el final del libro.

Toda crítica debe ser contrastada con ejemplos. Los ejemplos son spoilers que dejo para la segunda parte de la crítica para que aquellas lectoras que no han leído la novela la lean sin que se les revele datos precisos.

En las páginas 66 - 67 de la edición que manejo (capítulo 4), se ve un claro ejemplo del amor templado que comentaba antes. Obviamente, una matización de este tipo depende mucho del gusto del receptor. En lo que a mí respecta, me faltó pasión en la descripción de las sensaciones que se producen entre ambos.

En la página 337 se aprecia la problemática del narrador en tercera persona que está focalizado en Julian cuando Hildegard llega a su casa para intentar asegurarse una posición ahora que lo habían perdido todo. Se describen las sensaciones que le provoca la llevada de la tía de Izzy, y se escribe: ''[...]Hildegard tenía un aspecto horrible, como siempre; ataviada con un vestido de aquel morado-rojizo que tanto le gustaba […]''. ¿Cómo sabe Julián ese detalle? Si se supone que se narra desde la perspectiva de él.

En la página 163 hay una descripción muy acertada del dolor de Izzy por la pérdida de su herencia. ''Se ha esfumado –dijo Izzy, con una voz tan queda que Julian sintió un escalofrío–. Esfumado. Todos estos años pensando en ella, confiando en su existencia, y se ha esfumado''. La quietud, la entereza y lo parco en palabras, en ocasiones nos transmite más eficazmente la sensación que la autora desea. En este caso, el dolor por el robo de la herencia que habían dejado sus padres.

Espero que hayáis disfrutado con la lectura. Siempre es bueno conocer vuestras impresiones, así que no olvidéis de comentar y sugerir libros para reseñar.

¡Hasta la próxima semana, bonitas mías!